Del trabajo que da el juego

En la época del vapor la fuerza de una máquina comenzaron a medirla con caballos, porque hasta entonces era el caballo quien hacía los trabajos pesados. Al reemplazarlo, se lo transformó en unidad de referencia. Ahora bien, de un tiempo a esta parte la inteligencia artificial la miden con niños. Aquí la ecuación es más compleja, porque no es de orden sumatorio. No nos dicen que la computadora tenga la inteligencia de 3 niños, sino de niños de 3 años. ¿Se entiende? Yo a veces no.
Además, en una extraña vuelta de tuerca, a algunos animales también los miden así. Se ve que gustó la fórmula. Claro que con los caballos definitivamente relegados a lo muscular, han tenido que buscar otra clase de fauna. Los loros, por ejemplo. Dicen que tienen la inteligencia de un niño de 4 años. Los delfines, la de un niño de 6. A los caballos ya no los consideran inteligentes, pero en cambio un buen pulpo, una buena urraca…
Yo todavía distingo a un delfín de un loro, pero ¿a un niño de 4 de uno de 6? ¿Y eso aplicado a una computadora? ¿Ya pide ir al baño, la computadora? ¿Dice mamá y papá?
Como fuere, A “Deep blue” y demás ordenadores los han catalogado así: “tiene la inteligencia de un niño de 6 años, de 8 años”, etc. ¿Hasta cuándo van a contar? Llega un punto donde ya no tenemos un niño y pasamos a los adolescentes. Supongo será cuando la compu nos pida un pucho. O volver tarde.
Dudas, dudas.
En todo caso algunos personajes -mediáticos, políticos, algún vecino-, parecen tener la inteligencia de un loro de 2 años.
Y yo a veces creo que tengo la inteligencia de un niño de 45: duermo con la luz apagada, no creo en los Reyes Magos, pero los conceptos abstractos, el valor del dinero o el sentido de la responsabilidad…

El juego en cambio es mi terreno, piedra angular en el proceso creativo.
Muchas veces me divierto con los cuadros como si fueran un entretenimiento, y otras tantas me dan ganas de llorar a la más infantil usanza, con hipos y jadeos. Para esos casos sería bueno tener un comodín, una especie de bandera blanca que nos permita dejar todo en suspenso e irnos lo más panchos. Como de pequeños, cuando ante un percance nos salíamos del juego al grito de “pido”.

Para los pesimistas como yo, a los cuadros siempre les falta una instancia: si están bien dibujados les falta el color, y una vez puesto este, capaz falta una idea, y una vez encontrada, al cuadro todavía le falta un buen título, y con eso resuelto, queda aún por encontrar la expresividad en el gesto, y con eso listo, hay que buscar la tan mentada frescura, etc., etc. Cuestión que uno anda siempre rengo, porque al cuadro siempre habrá de faltarle algo. Llegamos a un punto muerto, donde la obra no camina. Y pensamos en esas canciones infantiles…
“Hay que llamar al gesto para que salve el cuadro”.
Pero el gesto no quiere salvar al cuadro y el cuadro no quiere salir de ahí.

Es un enlace muy sencillo el de asociar el juego a la infancia. Y al hacer trabajos con un claro tinte lúdico, es de cajón que sus protagonistas sean muchas veces los niños. Como si se redondeara así una idea. O se le diera énfasis. Es que las ideas, cuando van encarnadas por niños, son digeridas por el espectador con mayor candor también. Uno se pone en el lugar del querubín y ve la situación con ojos desprejuiciados.
Desde ya que nadie supone que un niño no tenga prejuicios -ahí está “El señor de las moscas”-, pero es verdad que es más fácil tragar la píldora cuando la narra un niño; disculpamos las faltas de dicción, la torpeza en las palabras. Y otro tanto puede hacerse desde la pintura, imagino que es más fácil soportar los errores, porque somos más indulgentes. Paladeamos con mayor paciencia, podríamos decir.

Hay que ser muy caballo para no verlo así.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: