De las pipas

El cuadro es como un espejo, dicen algunos.
Otros, más agresivos, los corrigen y afirman que el cuadro es un martillo.
Queda bien la enmienda: “El cuadro no es un espejo, es un martillo”. Funciona, tiene mucha miga.
Pero hay más, hay quienes dicen que el cuadro es una ventana.
Siempre es otra cosa el cuadro. Y eso es raro.
“La interpretación esconde la voluntad de suplantar la obra por otra cosa”, señalaba Sontag. Algo de eso habrá, no tengo duda.

Pero todas esas interpretaciones las despierta el cuadro terminado. Mientras lo pintamos el cuadro todavía es un cuadro, y eso siempre tranquiliza. Que no se cambie mientras lo estamos haciendo, por favor. Creemos tener un cuadro delante y resulta que tenemos una ventana, tenemos un espejo, tenemos un martillo.

Más allá de la fantasía y la suplantación, en general lo que tenemos delante es un cuadro que no está saliendo bien, un mero fantasma de aquella obra que pensábamos hacer, fantasma que aún así funciona como norte y como guía, una visión que se delata y que se aleja con cada pincelada.
Claro que tarde o temprano dejamos de ver el espejismo y nos confrontamos con la realidad. La desazón se adueña de nosotros. Pero sacamos fuerzas de la flaqueza. Nos juramos rescatar el engendro. Prestar atención al programa, si lo hubo, de líneas y planos y color y tratar de entender dónde se nos torció el rigor, por qué lo que tenemos delante es tan horrible. Habíamos empezado con un plan, eso es seguro, y ahora es un mamarracho.

¿Qué dice de nosotros este fracaso?
Podemos tirar la toalla y gritar que no nos sale nada, que estamos meados por los perros y demás ocurrencias fatalistas. Pero no es así. O no es tan así. Algo de verdad esconde el desahucio, sí. Y el lloriqueo también. Es una constante, nunca estamos haciendo la obra soñada, siempre nos resignamos ante lo que suplanta nuestro plan. Y eso porque no sabemos muy bien cómo debería ser la obra. En realidad no sabemos nada, ni siquiera sabemos cómo somos. Eso sí, todos juran que la obra tiene algo autobiográfico, lo que de algún modo es volver al principio y decir que el cuadro es un espejo.

Habría que hacer un poco de análisis introspectivo con los cuadros, confesarse un poco ante la obra, gracias a la obra.
Yo podría decir que tengo un tema con las responsabilidades, que esa es mi confesión. Las evado, a las responsabilidades, para qué decirlo de otro modo. Tal vez por eso tengo la sana costumbre de no tomarme muy en serio las cosas. Ni siquiera los cuadros, que son de lo más importante para mí. Y una manera de hacer esto, bastante patente diría yo, es apelando al humor, forma esencial de tomarse en solfa cualquier asunto. Con ese recurso el cuadro pierde un poco de su solemnidad, no hay duda. Da menos miedo encararlo. Hasta ya no lo vemos como un cuadro.
Y luego hay otra forma de no verlo así, más evidente tal vez, y es recortándolo.
Sí señor, lo que tenemos delante ya no es cuadro, porque lo hemos recortado.

Otro método eficaz es evitar los materiales santificados por la costumbre: dibujar en papeles berretas, en materiales rescatados, en el reverso de viejos dibujos y pinturas. Porque encarar un dibujo en un papel de calidad, con el gramaje requerido, puede ser un poco intimidante también.
Tal vez por eso me resultan inconvenientes los libros de bocetos: no puedo llenarlos. Garabateo un poco en uno, luego en otro, y no termino ninguno.

(Tienen algo paradojal ese tipo de cuadernos. Hoy se los suele presentar casi como libros de artista, válidos por sí mismos, autónomos. Como obra terminada. Cosa que contradice su mismo propósito.
Creo que hay algo muy contemporáneo en esa “validación del andamiaje”.
Y permítanme la observación: aquellos artistas con más talento para llenar cuadernos casi no tienen obra final. Como si su obra fueran los cuadernos, los bocetos).

En fin, en otra época (dijo Diderot), esos bocetos sólo demostraban los que al artista le faltaban por hacer.
Pero un libro de bocetos no deja de ser un libro, y está visto que cualquier cosa encuadernada tiene carácter sagrado para mí. Me los tomo demasiado en serio, a los libros. Incluso los que son para bocetar.

Hasta aquí las confesiones.

Pero yo no creo que el cuadro sea un espejo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: