Del orden

Uno tiene la fantasía de un orden futuro, de una pulcritud alcanzable -como una zanahoria distante-, y nos prometemos que alguna vez vamos a comprar frasquitos donde poner esos sobrantes de color que nos van quedando. Da pena desperdiciar los óleos. Pero somos de otra madera y el asunto queda en veremos. Los sobrantes se nos secan, las paletas se tiran.

Ahora vamos a usar un poco de azul para cerrar el teorema excelso que trazamos sobre la tela, esa solución extraordinaria que una vez más hemos encontrado… Uno vive de ilusiones, se entiende. Total ya vendrán los desengaños. Ahora lo inmediato. Y lo inmediato requiere azul de Prusia. Lo malo es que el azul de Prusia se nos ha secado. ¿Qué hacer entonces? Por fortuna en nuestro auxilio acude la tecnología, la más precaria, que es siempre la mejor: una prensa de mano con dos rodillos pequeños entre los que se coloca el pomo problemático y se lo exprime. No hay mucho más.

Pero funciona de mil amores.

Ojalá pintar fuera así de fácil, pensamos por un instante.

El artista además de romántico es soñador, y vive en la perenne ilusión de que el trabajo será un patinaje, un paseo, y que todo saldrá a pedir de boca.

Aunque nos demos la crisma contra el fracaso constante no se nos quita la sonrisa boba. Y miramos estólidos la tela, esperando un milagro.

Entre nuestras fantasías recurrentes se destaca la de imaginar una receta infalible para el trabajo rotundo. Algo tan seguro como los libros para colorear, esos que ahora proponen para adultos (una moda pasajera, pero con su dosis de enseñanza -y una muestra cabal de la regresión e infantilismo en que vivimos. Desde el anuncio nos auguran un efecto terapéutico, relajante… Y ya bordeamos el error: el de suponer que la pintura quita el estrés. A mí no me pasa, la verdad. Yo camino torcido de tanta contractura que me deja esto de pintar. Pero colorear casilleros, mansamente, quita muchas incertidumbres del horizonte, no hay duda).

Pero colorear casilleros, mansamente, quita muchas incertidumbres del horizonte, no hay duda.

Lo malo es que la automatización y la rutina parecen un oasis, pero son sólo un espejismo.

A mí me late que en la repetición muchos artistas buscan una tranquilidad que la labor no tiene. O que no debería tener.

Acaso se busca esa receta que mencioné antes.

Y hablando de recetas, a mí me gustaría dictar un cuadro mediante instrucciones. Una enumeración prolija, burocrática.

Retratos a distancia, podríamos llamarlo.

Supongamos que fuera algo que se recibiera por correo. Un lindo paquete con los implementos indispensables, bastidor, paleta, pinceles, trementina, más un muestrario de colores. Todo acompañado de la papelería pertinente.

El folleto diría más o menos así:

1) Tome Ud la paleta.

Es ese recorte de madera con forma de oreja.

Como podrá ver, tiene un orificio. Es para introducir el pulgar de la mano que no tiene el pincel. (Vuelva a probar, debe ser la otra mano).

Ahora sí.

2) Ponga un poco de color en la paleta -cualquier color sirve.

Coloque otro color más. Y otro. Mézclelos vigorosamente.

Esa suciedad que ha logrado se llama gris de color. En general no sirve para nada, pero hoy estamos de oferta, y con eso podemos empezar:

3) Vamos a trazar un círculo en el bastidor.

Vamos, anímese…

(!!)

Remítase por favor al apartado 9, “Errores”, que dice así:

“Para borrar o corregir puede ud embeber un paño en trementina y frotarlo sobre la parte en entredicho”. En este caso, TODO.

Volvamos a empezar…

Ahora bien, si nota usted que repite en bucle los pasos 1 a 3, le recomendamos dirigirse al anexo, donde se brinda asistencia para sobrellevar las frustraciones. Es ese libro de 500 páginas que acompaña al folleto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s